domingo, 14 de diciembre de 2008

MIKAELA.- Zafiro (1966)

Micaela Rodríguez Cuesta es nuestra próxima protagonista, Mikaela con k, sevillana nacida en el Barrio de Triana. Mujer bella y elegante, con embrujo en su persona y en su voz. Valiente y arriesgada quién en tiempos difíciles se atrevió a interpretar canciones populares recogidas por el universal Federico García Lorca. Tachada por la sociedad del momento por esta razón, obviando la calidad de cada uno de esos temas que hablaban y narraban la vida misma, la tradición popular de nuestra tierra. Ingenuo planteamiento tal vez, pues la poesía y el mundo del arte en general, no pertenecen ni pertenecieron al ámbito de la política ni a ninguna ideología, no es más que la expresión del pueblo, quién se identifica con lo que se cuenta en los versos que escriben y describen la sonoridad y el colorido de nuestra cultura. Mikaela confesaría en el programa Ídolos (1988-89) que éste álbum que hoy les ofrecemos y en el que se recogen temas recogidos y armonizados por García Lorca, es quizás el más interesante de toda su carrera artística junto a otro álbum en el que homenajearía al andaluz Rafael Alberti. Mujer inteligente que supo descubrir el valor de la obra de poetas que por desgracia, estaba en el más profundo olvido por órdenes expresas del régimen. Disfruten con el embrujo y el misterio de una mujer que nos dejó un gran legado musical. La orquestación está dirigida bajo las órdenes de Rafael Ibarbia.

CARA A:
01.- Anda jaleo
01.- Los cuatro muleros
03.- Zorongo
04.- Nana de Sevilla
05.- Los pelegrinitos
06.- La Tarara

CARA B:
01.- Las tres hojas
02.- Sevillanas del siglo XVIII
03.- El Café de Chinitas
04.- Los mozos de Monleón
05.- Los reyes de la baraja
06.- Las morillas de Jaén

DESCARGUE AQUÍ

1 comentario:

Anónimo dijo...

Qué decir de este disco... He visto muchas reediciones pero la original -ésta- es la mejor de todas. Aparece guapísima, esbelta, morena y todas las canciones están orquestadas con un gusto indescriptible.

Su voz se funde entre la nostalgia y la alegría en un "contínuum" derroche de paladar interpretativo. Me estremece el "Zorongo", me cautivan las sevillanas, me deja sin habla "Las morillas de Jaén"... Cada pieza es un mundo. Ningunas versiones como las de Mikaela, nadie ha podido superarlas.

Tábano.