jueves, 29 de enero de 2009

LA NIÑA DE LA PUEBLA.- Discophon 27.255 (1965)

Dolores Jiménez Alcántara nació en la localidad sevillana de La Puebla de Cazalla, situada en plena campiña sevillana a unos 63 km’s de la capital. Desde que joven, la Niña de la Puebla cantaba entre sus amistades pero su afición se despertó cuando escuchó por primera vez a Pepe Marchena con esa melodía que hacía que sus interpretaciones no necesitaran música.
Con tan sólo 20 años, se presenta en un concurso de cante flamenco en el pueblo vecino de Morón de la Frontera, hecho que marcaría el inicio de una carrera imparable.

Así, en 1930 para Columbia Graphophone Company, realiza sus primeras grabaciones acompañadas a la guitarra por Luis Yance y el Niño Ricardo. Mencionar los fandangos Vivir sin pena y sin gloria y En el parque sevillano, las tarantas Entre la Puebla y Paradas y sus inmortales campanilleros En los pueblos de mi Andalucía, que a partir de este momento, no dejarían de escucharse en ninguna Nochebuena andaluza. En la década de los 30, realizaría otra serie de grabaciones para los sellos Transoceanic Trading Cº y la Compañía del Gramófono Odeón como son la milonga El amor de la pastora, otros campanilleros titulados La zagala, los fandangos Porque olvidarte no puedo y la zambra con fandangos De raza gitana, ésta última escrita por Ruiz de Azagra quién acompaña al piano a la artista, en dicha grabación.

En los 40, grabaría números títulos interesantes entre los que me gustaría destacar unas preciosas bulerías escritas por Valverde, León y Quiroga tituladas Salomé y unas hermosas Sevillanas corraleras con el aire y el sabor de su tierra sevillana y de su pueblo, acompañadas a la guitarra por Ramón Montoya.

Aunque la Niña de la Puebla triunfó antes de la Guerra Civil, tras ella, llevaría una imparable actividad artística en espectáculos por gira continua por toda España hasta los años setenta: Ópera flamenca (1947), Pasan las coplas (1947), El sentir de la copla (1950), Toros y cante (1951), Noche de coplas (1953), Así canta Andalucía (1954), Herencia de arte (1955)…

El EP que les ofrecemos recoge por un lado esas sevillanas corraleras que líneas más arriba hemos mencionado y cuya primera versión se grabara en 1941, unos fandangos que también había ya registrado en la década de los 40 titulados Eres alto y delgadito, así como una malagueña titulada Delirio y una zambra gitana bajo el nombre Abuelo Curro.

Disfruten de esta hermosa grabación que conserva toda la esencia y la melodía que siempre caracterizó a la Niña de la Puebla, con gran maestría y sentir maduro en su interpretación.

CARA A:
01.- Abuelo Curro
02.- Fandangos de la Puebla


CARA B:
01.- Sevillanas típicas
02.- Delirio


DESCARGUE AQUÍ

1 comentario:

Cero en conducta dijo...

Una artista conocedora de las melodías y el cante almibarado, dulce, sin aspavientos ni dramatismos hueros. Imprimió gran honestidad y dulzura a todos los palos que interpretó. Gracias por dedicarle esta entrada.