martes, 14 de abril de 2009

CONCHITA PIQUER.- Columbia SCGE 80554 (1963)

Así te quiero

El día trece de julio
yo me tropecé contigo.

Las campanas de mi frente,
amargas de bronce antiguo,
dieron al viento tu nombre
en repique de delirio.
Mi corazón de madera
muerto de flor y de nidos,
floreció en un verde nuevo
de naranjos y de gritos,
y por mi sangre corrió
un toro de escalofrío,
que me dejó traspasado
en la plaza del suspiro.

¡Ay trece, trece de julio,
cuando me encontré contigo!

¿Quieres que me abra las venas
para ver si doy contigo?
¡Pídemelo y al momento
seré un clavel amarillo!
¿Quieres que vaya descalzo
llamando por los postigos?
¡Dímelo y no habrá aldabón
que no responda a mi brío!

¿Quieres que cuente la arena
de los arroyos más finos?
Haré lo que se te antoje,
lo que mande tu capricho,
que es mi corazón cometa
y está en tu mano el ovillo;
que es mi sinrazón campana
y tu voluntad sonido.

Te quiero siempre: mañana,
tarde, noche... ¡por los siglos,
de los siglos! ¡Amén! Te
querré constante y sumiso,
y cuando ya me haya muerto
antes que llegue tu olvido,
por la savia de un ciprés
subiré delgado y lírico,
hecho solamente voz
para decirte en un grito:
¡Te quiero! ¡Te quiero muerto
igual que te quise vivo!

(Fragmento Así te quieroRafael de León)

Romance que el sevillano Rafael de León dedicara a la maestra Concha Piquer y a partir del cual, reescribiría la zambra Trece de mayo, incluida en este disco que les ofrecemos. Ha habido muchas versiones de este tema, pero como me refirieron no hace mucho, un clásico es aquello que no puede superarse; y eso precisamente es lo que le ocurre a esta versión así como a la forma de cantar aterciopelada de esta Ruiseñora de la canción. Su obra musical es todo un clásico así como su nombre, su estilo y su música.
Dedicar esta entrada a una persona que es más que un Trece de mayo o de julio, a una persona hacia la que siento verdadera pasión. Para ti que sabes amar de una forma envidiable, al estilo de este intenso poema de Rafael de León que dice en sus versos, ¡Te quiero! Por los siglos de los siglos, ¡amén! A mi querido Víctor "Uve".

CARA A:
01.-Yo soy ésa
02.-Madrina


CARA B:
01.-La Caramba
02.-Trece de mayo

DESCARGUE AQUÍ

7 comentarios:

Anónimo dijo...

"¿Quieres que vaya descalza?
Yo me iré por los caminos..."

Nadie ha cantado esos dos versos como ella. Cuando aprendan otras, cuando tengan el gusto de apreciar la sensibilidad con que susurra una humillación como la de estar supeditado a otro ser humano, cuando orquesten una canción con esa sinfónica, entonces yo no podré dejar mi comentario.

Pero mientras tanto, como ninguna otra ha podido superarlo, lo reafirmo con todas sus letras. Nunca me gustó la chufla y mucho menos el mal gusto. Concha Piquer es maestra de maestras y ya ni decir tiene quién o qué es Rafael de León para la poesía-música-copla.

Gracias por esta entrada. Señorial como tu blog.
Tábano.

pesiro67 dijo...

Siempre es un lujo para los seguidores del blog escuchar a Conchita. La cara "B" del disco es maravillosa , ya dice Tábano lo que significa ese "13 de mayo" en la voz de Conchita para muchos de nosotros...Yo me quedo con "La Caramba", motrileña de pura cepa que se fué a triunfar a Madrid. Toda una Tonadillera, precursora de las "folclóricas".

Anónimo dijo...

"Concha Piquer ha sido, para la Copla, lo que Greta Garbo para el cine. Es el modelo al que todas han intentado parangonarse. En su estilo representa el canon, la norma, el clásico que debiera darse como asignatura obligada a todas las aprendizas". Con estas certeras palabras se refería el escritor catalán Terenci Moix a Concha Piquer. Una artista iconmensurable, canónica que supo dar lo mejor de sí misma conociendo perfectamente sus posibilidades vocales para excederlas con gusto y sensibilidad.

En TRECE DE MAYO arranca lágrimas negras; en LA CARAMBA apabulla con ese aire cortés y galante; En MADRINA te arreba con su señorío y, en general, sabe dar la nota precisa, la entonación perfecta que requiere una MAESTRA de la Canción.

Sahoram.

totora dijo...

¡Qué bonito!, el poema que dedicó Rafael a Conchita es una joya de nuestra poesía popular.
El porqué MªAntonia Vallejo Fernández pasó a llamarse "La Caramba", se encuentra en una tonadilla que ella cantaba, entonando y gesticulando con gracia y picardía...

Un señorito muy petimetre
se entró en mi casa cierta mañana
y así me dijo al primer envite:
-Oye usted: ¿quiere usted ser mi maja?-
Yo le respondí con mi sonete,
con mi canto, mi baile y soflama:
-¡Qué chusco que es usted, señorito!
Usted quiere...¡caramba!,¡caramba!-
¡Que si quieres, quieres, ea!
¡Vaya, vaya, vaya!
Me volvió a decir muy tierno y fino:
-María Antonia, no seas tirana:
mira, niña, que te amo y te adoro,
y tendrás las pesetas a manta.-
Yo le respondí con mi sonete,
con mi canto, mi baile y soflama:
-¡Qué porfiado es usted, señorito!
Usted quiere...¡caramba!, ¡caramba!-

Viva Motril y sus majas. Gracias.

Anónimo dijo...

Ella fue, es y será "grande"; Ella estuvo, está y estará de "moda".

No tengo palabras para agradecerte la entrada que me has brindado hoy.

Gracias a ti, por enseñarme a amar la copla de esa delicada manera. Y como olvidarme de todos los que te rodean y nuevamente me enseñan a quererla.


No tengas dudas de que todo lo nuestro es recíproco.

¡TE QUIERO!.


Víctor. (UVE)

Anónimo dijo...

En 13 de mayo Marife de Triana supera a Conchita Piquer en hondura y en saber llevar la cancion a su terreno,me parece excesivamente fria y calculadora.

Anónimo dijo...

Mientras Concha Piquer era una DIOSA -y siempre lo será-, el resto, eran todas unas murguistas.
A una señora como Concha Piquer que elevó a la categoría de arte el mundo de la canción popular, deberíamos estar todos eternamente agradecidos.
Por último decirle que el calificativo de "calculadora" que usted emplea, está totalmente descontextualizado con la música.