miércoles, 6 de mayo de 2009

LUISA ORTEGA.- Philips 430 955 PE (1964)

Sin el cante de Luisa, la Isla se queda sola.

Entre cortinas verdes y azules rejas vivo yo. Estaban dos amantes dándose quejas del amor y se decían que sólo con la muerte se olvidarían del amor.
Por el Camino de Almonte, viaja Luisa con su cante errante, forjado en las candelas del viento de la fragua del arte. Arte heredado de Reyes Moros, negro como la pena de su llanto, tan amargo como la hiel. Y es que llora por la Lola, la que se va a los puertos, dejando la Isla sola.

"La Lola se va a los Puertos.
La Isla se queda sola".
Y esta Lola, ¿quién será,
que así se ausenta, dejando
la Isla de San Fernando
tan sola cuando se va...?

Nunca otra versión condensó de manera tan sutil, el cante grande de la seguiriya; y es que la Ortega, conoce la historia de Machado y sabe que la Isla se queda sola. Tan sola como su estilo purificado, único en forma y en textura, en color y en sabiduría.

Morena la cebada, moreno el trigo, moreno el espejito donde me miro. Donde me miro “mare”, donde me miro, morena la cebada, moreno el trigo.
Morena es Luisa y su cante que te arranca hasta el alma; te hiere, te mata y se sube a la garganta con un sabor a limón amargo que no puedes dejar de probar porque la Ortega, te hace comprender que es arte hecho drama, sin lágrimas y con un suspiro en la boca que dice en las noches oscuras:
- Llévame a tu vera, que a mi amor no espera, llévame a tu vera.

CARA A:
01.-Por el Camino de Almonte
02.-La Lola se va a los Puertos

CARA B:
01.-¡Dale con el “e”!
02.-¡Ay, la pena que me da!


DESCARGUE AQUÍ

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No soy capaz de añadir nada a las palabras escritas por el autor del blog a tenor de LUISA ORTEGA porque lo ha dicho con tanta exactitud y sentimiento que cualquier cargamento de adjetivos sería poco más que artificio estéril. Por eso, sólo decirle que suscribo hasta la última de sus palabras sabias y expertas, propias de un amante conocedor de la Copla.

Desde Barcelona, toda mi gratitud.

pesiro67 dijo...

Totalmente de acuerdo con el comentario de Anónimo; pero si diré que la pintura del disco (portada) es maravillosa. Firmada por el coriano Andrés Martínez de León uno de los pintores taurinos más exquisitos de nuestra tierra y pionero del cómic (creador del personaje miliciano OSELITO), condenado por el franquismo a pena de muerte pero conmutada por 30 años y 1 día de prisión. Me quedo con sus palabras de despedida hacia Sevilla cuando emigró a Madrid, dijo -Volveré todas las primaveras-. Una publicación espectacular

Anónimo dijo...

Ésta publicación es exquisita.
Gracias.


Fdo. Agua de Mayo.

Anónimo dijo...

Hablar de Luisa Ortega es hablar de copla tiene pureza tiene muy buenas letras y sabe interpretar con mucho gusto la copla y teniendo muchos clasicos dentro de este genero tan Andaluz es una Sevillana y cantaora de puristas de los mas exigentes gracias por esta publicacion.

Anónimo dijo...

Ayer no pude comentar la entrada, pero lo hago hoy gustosamente. Luisa, para mí, es uno de los puntales de la copla. Su repertorio no tiene canción fea, mala ni mediocre. Todas sus composiciones son de altísima calidad y estas grabaciones con Philips son para sentarte en casa y no mover pestaña.

La orquestación sinfónica de Castilla, su voz, su talento, su garra gitana, su vibrato justo y esas letras... A mí no se me ocurre nada que decir sólo que admiro profundamente a Luisa Ortega y que para mí, es una grande entre las grandes.

Olé por esta entrada.
Tábano.

Anónimo dijo...

"¿Qué veneno me diste a beber que quisiera probarlo otra vez?"