sábado, 16 de mayo de 2009

MANOLO CARACOL.- Philips 433 845 PE (1962)

Rosa venenosa, sin veneno.

Hasta la torre de este sueño mío he lanzado la mirada y quedose llorosa y angustiada al dejar se achicharren mis pestañas en el fuego de tus besos amarillentos, casi podridos e invadidos de risa y de felicidad estéril, machacados por el giro de un torbellino apresurado que corría en mi pecho, no sé si tatuado de sucios besos o sucio de tatuajes invisibles. Con trampas, es el camino que recorro hasta subir -ayudado por una escalera de arena- a la torre de aquel sueño.

Dicen que bajó en una noche sevillana hasta los caminos polvorientos para recordar, entre otros sueños de olivos verdes -que no como el trigo verde- el sonido de nuestros campanarios color del bronce, firmes y serenos, dislocados como la veleta sin ninguna dirección que cuelga del techo… O ¿del cielo?
Y a la hora en que cantan los gallos sonó a lo lejos, el dolor de un martillo cincelando los hierros de mi ventana. La voz de la mañana repetía:

Rosa venenosa,
cáliz de amargura
bajo la figura
de una buena moza.
Luna de “pecao”
que deja señales
de penas mortales,
por dónde ha “pasao”.


Y aquel sueño de torres altas, convertido ya en rosa sin veneno se abrazó a la Giralda -de tu poema- coronándome en maitines para vivir eternamente prendido al filo de tu apoyo constante, como cal blanca que un día al nacer, sintió celos de ti.

A petición de reydereyes, quién nos solicitaba a través del tagboard la zambra Rosa venenosa, incluida en este EP.

CARA A:
01.-Morita, mora
02.-El cante es mi buen amigo


CARA B:
01.-Evocación a la malagueña
02.-Rosa venenosa

DESCARGUE AQUÍ

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Emocionado y agradecido por estas palabras de viento que hoy no dicen, sino que dibujan arcoiris de música y copla. "Si tú eres el tesoro oculto mío..."

Me quito el sombrero de ala ancha, el bombín y hasta las entrañas. Gracias por tanta cultura, tanta cal en tus palabras, por el buen gusto que te caracteriza y por hacer de la copla, la poesía y el arte, otra forma nueva de comprensión.

Gracias. Y qué mejor que con este discazo del gran "Manolo Caracol". Grandes letras y grandiosa voz. Todo calificativo es innecesario porque te pone los nervios a flor de piel cuando oyes su voz gitana.

Un abrazo,
Tábano.

Anónimo dijo...

Un buen disco una voz indiscutible para el flamenco como es la de Manolo Caracol no se pone en dudas pero hay refranes tan sabios como el agua que dicen al Cesar lo que es del cesar las sambras de este maestroso buenisimas no hay dudas pero yo le llamaria flamenco a orquesta parami la copla es otra cosa de todos modos gracias.

Anónimo dijo...

MANOLO CARACOL y su zambra Rosa Venenosa hacen que uno se olvide del mundo, se adentre en el "duende" del cante y el alma vorbotee de emoción y sentimiento. Una gran voz, un gran estilo, un legado soberano el de don Manolo Caracol.

Desde Barcelona, un efusivo saludo.

Anónimo dijo...

Manolo Caracol es un señor que canta con rigorisidad, seriedad, sin garganta, de corazón, tanto como las palabras con las que has acompañado el disco.
Aún desde el anonimato, decirle que triunfará, su forma de decir revuelve hasta el alma. Felicidades.