miércoles, 15 de julio de 2009

CARMEN SEVILLA.- Regal SEDL 19.056 (1958)

Volvemos y lo hacemos con uno de los rostros más populares de nuestras pantallas. La sevillana Carmen García Galisteo, nos trae un hermoso disco con coplas andaluzas. De Quintero, León y Quiroga interpreta las bulerías Requiero que darían título a uno de sus largometrajes y el pasodoble Carmen de España que estrenara Juana Reina en su espectáculo El puerto de los amores (1952). Los otros dos temas, son obra de Valverde y Zarzoso, las festivas Coplas de la Giralda y el tanguillo Castillito de arena. Cuatro temas orquestados que reflejan de algún u otro modo, el estilo de Carmen Sevilla y su modo alegre de interpretar la canción.

CARA A:
01.-Coplas de la Giralda
02.-Castillito de arena


CARA B:
01.-Requiebro
02.-Carmen de España


DESCARGUE AQUÍ

3 comentarios:

ElÚltimoRomántico dijo...

Una artista pizpireta, chispeante que, sin poseer una gran voz, suplía ese defecto con una gracia desbordante ante la pantalla y una belleza, también arrolladora.

A tenor de esta artista, quería relatar una historia que me contaron hace un par de semanas en mi lugar de trabajo. El abuelo de una chica, boliviano por más señas, vino a Sevilla de viaje y en una caseta de la Feria de Abril conoció a Carmen, Carmelilla por aquella época. Quedó profundamente enamorado de ella, de su belleza y su sevillanía.

Regresó a Bolivia, pero pasados algunos años regresó a España, esta vez a la capital de España. En Madrid se aunciaba en las carteleras de los cines el estreno de la película VIOLETAS IMPERIALES, de Carmen Sevilla y Luis Mariano.

Una noche ociosa decidió entrar en un famoso cine de la populosa Gran Vía y, allí, entre el público, avistó a una madrileña que le dejó atónito por su belleza, su donaire y su parecido con la artista sevillana.

A la salida del cine el boliviano la aguardó, impaciente, apostado en la marquesina del cine. Y, al ver salir a la chica, deslumbrante, con carabina incluída, le dijo estas palabritas: "Oiga usted, chica, yo pensaba que las violetas sólo estaban en la pantalla, pero tengo ante mí la más bella de las flores de Madrid".
La chica, naturalmente se ruborizó, pero permitió al donjuán que la acompañase de camino a su casa.

En el trayecto, hablaron, se intercambiaron miradas cómplices y, al llegar a casa, la chica ya sentía mariposas en el estómago por aquel galán, aparecido entre el tumulto con un acento exótico.

El resultado es que, después de algunos meses de novizgo, contrajeron matrimonio y trasladaron su residencia a Bolivia. Uno de sus descendientes me contaba esta historia apenas unas semanas atrás y, hoy, al ver la entrada pensé que sería bueno contarla aquí.

Dedicada a Carolina, que nunca dejó de sorprenderme.

Un gran abrazo para todos.

Violetera Granadina dijo...

Preciosa historia (real) la narrada por El Último Romántico, sólo podría relatarla una persona que se denomina así. Aunque no estoy de acuerdo con que realmente sea el último, creo que este blog es seguido por más de un romántico, incluyéndome yo.
Y al Romanticismo español pertenece la escritora extremeña Carolina Coronado y su soneto "La rosa blanca":

¿Cuál de las hijas del verano ardiente,
cándida rosa iguala tu hermosura,
la suavísima tez y la frescura
que brotan de tu faz resplandeciente?

La sonrosada luz del alba naciente
no muestra al desplegarse más dulzura,
ni el ala de los cisnes la blancura
que el peregrino cerco de tu frente.

Así, gloria del huerto, en el pomposo
ramo descuellas desde verde asiento;
cuando llevando sobre el manso viento

a tu argentino cáliz oloroso
roba su aroma insecto licencioso,
y el puro esmalte empaña con su aliento.

De este disco de Carmen me gusta mucho "Castillito de arena".
Gracias por la publicación.

Anónimo dijo...

MIS OVEJITAS Cantar de lo que se dice cantar canta poco es una. Sevillana graciosa tiene algunas peliculas distraidas pero solo eso no nos engañemos como catar no tiene ni idea.