miércoles, 9 de septiembre de 2009

NIÑA DE ANTEQUERA.- Columbia SCGE 81061 (1965)

La Niña de Antequera: ¡Desagradecío!

¡Desagradecío..! ¡Desagradecío..! La moral de mi cariño te dio mucho poderío porque sabías de sobra que dejaría de ser quién soy para subir a tu veleta y derramaría mi cuerpo desnudo por estas calles vacías hasta morir mi horizonte en tus palabras de vida, ya muertas. Las estrellas se han perdido en el firmamento de la agonía, me atormento cada noche con el calor de tu cuerpo y la muerte sólo tiene sonrisas y más sonrisas. Pero dice la letra de esta zambra-farruca que el cielo se acuerde de tu merecío porque no estoy ofendido, ni siquiera nada te pido. ¡Desagradecío!

En contra de todo, nace el arte pinturero de un Sombrero postinero que luce ella, la Niña de Antequera con su voz dulce y serena, desde Triana a Jerez siempre en su estética y en su forma de cantar, lo mismo que Carmen Amaya, Pastora Imperio, Joselito, Romero de Torres o el rey de patillas largas que le canta a María de las Mercedes: Ruiseñor, si pudiera decirte cantando los misterios que tiene el amor. ¡Ay ruiseñor di que sí! ¡Ay no me digas que no! Que yo quiero ser feliz, ruiseñor, ruiseñor… ¡Ay, mi ruiseñor! Aunque no pueda, ruiseñor, no pueda, apártame del cáliz de su sangre con la mía si fuese necesario.

Disfruten con esta publicación de la Niña de Antequera, la voz de oro de Andalucía como la definiera un seguidor de este blog.

CARA A:
01.-Desagradecío
02.-Sombrero postinero

CARA B:
01.-Ruiseñor
02.-Mambo macareno

DESCARGUE AQUÍ

4 comentarios:

Pájaro Discorde dijo...

Así canta Andalucía, como María, con adornos, estilo y sentimiento, dando pruebas de una resistencia de garganta sorprendente. Tiene la niña una voz fresca y expresiva, con maestría en su empleo.
Un precioso disco, que sorprende tanto en el mambo como en la zambra y bulerías. Por cierto, me ha encantado "Ruiseñor" -...de aquella jaula de oro yo saqué a mi ruiseñor que se marchó con su Alhambra para darle el corazón...-Definitivamente canto fatal.

cariño de legionario dijo...

La niña de Antequera es Andalucia tiene duende sentimiento personalidad un sello propio una de las voces grandes de nuestra Andalucia yo tube la suerte de verla siendo muy jover y cantaba las coplas de Maria rosa de leon y el florero canciones que a un guardo con cariño gracias or esta publicacion.

Sr. Pecas dijo...

Emocionado por las palabras que conforman la entrada, que hoy siento latir en mi sangre agitada. Torres, campanarios, veletas de orgullo que levantamos para parapetarnos del mundo y sus envites.

Gracias por comprenderme una vez más, en la distancia, a este desconocido que te admira y necesita de tu voz y tus consejos, que ni siquiera crees, para devolverme la paz perdida y restablecer la calma al vendaval de mi vida.

No me olvido de ti, aunque tú te hayas marchado a tierras más calurosas.

Tábano dijo...

La verdad es que siempre he admirado la voz y la valentía de La niña de Antequera. Sus melismas y su vibrato recio pero limpio. Aunque he de decir que en este disco, especialmente, la noto bastante forzada en los tonos de las coplas, muy por encima del agudo agradable. Cuando he estado escuchando el disco, en ciertos momentos me ha parecido que le ha faltado poco para la desafinación y eso sólo se debe a que ella era una artista que siempre se guió por su propio cante, sin atender ni a nada ni a nadie con respecto al formalismo musical de su garganta.

Aún así, ciertamente, las canciones son buenas, variadas y no aburren lo más mínimo. Eso sí, el mambo no me ha gustado mucho, más bien nada (me ha recordado a la Ramona... no sé por qué).

Todos mis respetos para la gran Niña de Antequera y su extensa discografía que espero sigamos disfrutando en este rincón. Muchas gracias por toda la labor gratuita que llevas a cabo, día a día, por la verdadera y auténtica copla.

Un abrazo,
Tábano