sábado, 17 de octubre de 2009

GRACIA DE TRIANA.- La voz de su amo 7EPL 13.239 (1959)

Gracia de Triana: Trianerías.

Triana reluce con Gracia, para quien el Guadalquivir y el puente se mecen al son de queja porque ambos beben los vientos por la niña de su barrio marinero y sevillano. La Giralda se abraza a su voz coronándola con sones de campana, quedando en el aire suspiros y susurros que a Gracia de Triana besan. Sevilla se engalana porque en su barrio -¡En el de Triana! llega la Velá de Santiago y la Señá Santa Ana. Triana, ¡cómo reluce Triana en esas noches serenas de Santiago y Santa Ana! Y hasta la Giralda mora con sus golpes a esta gitana, le dice a Dios desde el cielo: -¡Abaja y verás Triana! Triana, Triana… ¡Cómo reluce Triana…!



Triana espera las alegrías de Gracia, lo mismo que hace Manuel mientras se le cae al agua pluma, tintero y papel. Y con el cante hecho llanto de río dulce y sereno, Gracia aminora y calla la guitarra y se hace dueña de su arte, convertido en todo un imperio universal, el de Triana, el de Gracia. Y en ese imperio -Andalucía- se preparan los mocitos para darle a la vara porque septiembre y octubre es tiempo de recoger las aceitunas que decoran los verdes olivares retratados en la poesía de los genios. A lo lejos, suenan las palabritas de quereres verdaderos que inmortalizan las estampas populares de nuestra tierra, de la Andalucía olivarera y auténtica que sólo puede ocupar la mente de los que la habitan.

Andalucía lleva en coplas la historia de La hija de Don Juan Alba que quiere meterse a monja. Por eso, el traje blanco de novia lo ha cambiado por la blanca paloma de la calle en la que se levanta el convento chiquito.
Quien quiera aprender saber popular, que venga aquí, a Gracia de Triana y a la Andalucía que ella representa, porque sus coplas tienen el reflejo de costumbres adormecidas en los sentimientos de los zafios, aprisionadas en las manos de la ignorancia.

Agradecer a Juan Pedro de la Vega el envío desinteresado de la cubierta de este disco que les ofrecemos en el día de hoy, una joya para todos los amantes del género de la canción popular andaluza.

CARA A:01.-Mi compañera (La hija de Don Juan Alba)
02.-El agua no la aminoro

CARA B:01.-Los aceituneros
02.-Cómo reluce Triana

DESCARGUE AQUÍ

4 comentarios:

Juan Pedro de la Vega dijo...

Esto si que es una joya sonora. La voz mas bella y delicada de la copla, como no podia ser otra que la de Gracia de Triana. Tiene delicadeza cantando, tiene un sentimiento innato, un algo que estremece a los autenticos y admiradores del genero andaluz.

Aunque en su aspecto no era una mujer de cuidar las formas, el cante esta en la garganta y no en las vestimentas. Y la verdad que a gracia de Triana muy poquitas le han hecho sombra.

Estos 4 temas que he cedido personalmente a este cultural blog dan muestra de sabiduria para toda la nueva euforia de juventud coplera, para que tome nota de lo que es saber cantar y no pierdan en el tiempo.

Yo me atreveria a decir que los ases de la copla por la maestria y el buen gusto fueron Concepcion Lopez Piquer, la voz prodigiosa como la de la loreña Gracia Cabrera y como no la de Gracia Jimenez Zayas, asi les llamo ya que tuve el gusto de compartir ratos muy agradables con estos tres pilares de la copla. Un gran abrazo desde el corazon de Sevilla.

El Último Romántico dijo...

GRACIA DE TRIANA, crisol de esencias cultas flamencas.

No podría llamarse de otra forma sino Gracia. Porque grácil es su cante, de una gracia elegante y culta, señorial, trasunto de palacios mudéjares y torres barrocas. Una Sevilla de torres altas, de veletas y azucenas anida en la voz de esta trianera universal.

Gracia de Triana es la gracia hecha copla, el quiebro convertido en sollozo, y el sollozo transformado en flor y nata del cante. Un cante que no se puede transcribir en el pentagrama, porque nace del instinto, de la genialidad creadora y los abismos más remotos del alma andaluza.

No hay desmanes en su garganta, ni dramatismos de segunda, ni gorgoritos de pega; Gracia Jiménez Zayas conoce perfectamente las reglas del cante más exigente, el más pulcro y sobrio, y juega con ellas y las enreda en sus dedos de virgen trianera para hilar un tapiz digno de dioses clásicos.

Conociendo perfectamente los cánones, rompe los moldes para parir un verbo nuevo, de esperanza y vida. Su estilo es pictórico, pues su garganta dibuja en el aire paisajes y marinas, bajeles, patios y naranjos, azaleas y nardos. Y sus manos de cerámica blanca trianera, de alfarería antigua, esbozan en el aire un jeroglífico mágico, hipnótico.

En la Copla es bastión y baluarte, pilar maestro, llave de la catedral flamenca, piedra de toque del sentimiento y el arte. Todo la elegancia de lo popular andaluz en la voz de una mujer, todo el fasto del palacio trocado en ¡GRACIA!
“Porque entre todas tus creaciones se destaca tu arte de soberana, como la gracia esbelta de la Giralda sobre todas las torres que hay en Triana”.

Tábano dijo...

Me han emocionado tus palabras, tu entrada, tu categoría, tu poesía, tu gracia sevillana. Me he enamorado con la miel de tu verso en suspenso y me quedo mudo de tanta belleza.

No sólo nos traes un exquisito disco -joya absoluta de colección- sino que sabes engalanarlo con toda un abanico de sentimientos que a tus seguidores nos hace ser partícipies, en cierto modo, de tu riqueza interior. Sabes regalarnos el traje de "La hija de Don Juan Alba", sabes llevarnos en su caballito, nos dejas en el mismo corazón de Triana, nos amparas con el hilo de una copla que parece nueva en tus dedos.

Gracia de Triana es la "emperaora del cante andaluz" y en ella se unen todos los estilos del cante y la copla para hacerlos más que suyos, para hacerlos irrepetibles. Su voz, que bañó desde Triana hasta el mundo entero, es, por mérito propio, una de las más importantes del auténtico género de la copla, más allá de la muchedumbre sedienta de jolgorios y del colorido de patas de pavo real. Gracia de Triana es la elegancia del cante y para saber apreciarla hay que nacer de nuevo con su cante por bandera.

Gracias infinitas por esta joya de Sábado. No tengo palabras más que de agradecimiento por tal disco de colección y por tales palabras las tuyas.

Un abrazo enorme,
Tábano.

Pícaro de Sueño dijo...

Me encanta Gracia de Triana, y creo que es tan obvio lo que ella representa en este género que si alguién olvida su nombre me da risa...
Son preciosas todas las definiciones articuladas por otros seguidores del blog sobre ella.
La voz de Gracia es como el trino de un pájaro con el que a veces lloras y otras ríes porque se adentra en tu corazón y te adivina los sentimientos. Me despierto de mi sueño cuando los pájaros comienzan a trinar, y la voz de Gracia trina potente esta mañana.
"El agua no la aminoro, lo que hago es aumentarla con las lágrimas que lloro".
Agradecer la aportación al Sr. De la Vega, y decirle que estoy de acuerdo con él (las formas para las formales y el duende para las genias).

Una publicación maravillosa.
Muchas gracias.