jueves, 22 de octubre de 2009

MARUJITA DÍAZ.- Montilla EPFM-215 (1961)

Marujita Díaz: Canciones de la película Abuelita Charlestón.

Regresa esta sevillana hasta Reminiscencias de la copla con un disco editado por Zafiro Montilla en 1961, que recoge cuatro temas pertenecientes a la Banda Sonora Original del film Abuelita Charlestón. En este mismo año, Marujita Díaz lanzaría hasta las pantallas españolas otros largometrajes como La cumparsita, Han robado una estrella y poco antes La Corista (1960).

Decía la crítica especializada sobre esta película: Se ofrece en esta película una fantasía de recursos tan ilimitados que llega a constituir un auténtico barullo simpaticón y lírico que desconcierta, alegra y atrae sin solución de continuidad. Podríamos decir que se trata de un film polifacético basado en la época fernandina pero en broma, dislocadamente mezclado con ritmos de ayer y hoy como un gigantesco cóctel de costumbres y melodías, con gotas de ingenuidad y picardía, para forzar la embriaguez del espectador.
La cinta está lograda en cuanto a ambientes, decorados y vestuario y la fotografía en color ofrece indudable relieve a los espectaculares efectos del desarrollo lírico y también a los pasajes narrativos, vistosos aunque convencionales
. (ABC de Sevilla, 2 febrero 1962).

El disco va desde los aires más rockeros con la versión de Charlestón rock, hasta los tiempos de Goya con las seguidiyas castellanas tituladas ¡Olé, catapum! pasando por el período en que Eugenia de Montijo se va de Granada, dejando España para ser reina de Francia. Historia relatada de forma poética por Rafael de León en un hermoso clásico del repertorio de Concha Piquer que versiona Marujita Díaz en este EP. Hacer mención del título que completa este disco El baile del candil, tema que hace honores a una antigua fiesta campesina andaluza que a partir del siglo XVII-XVIII se empezó a denominar fandangos, así como a sus bailes típicos como a la música de dicha fiesta.
Resaltar el acompañamiento de orquesta que dirige Salvador Ruiz de Luna, conocedor de todo el folclore musical español.

CARA A:
01.-¡Olé, catapum!
02.-Abuelita rock


CARA B:
01.-Baile del Candil
02.-Eugenia de Montijo

DESCARGUE AQUÍ

3 comentarios:

VAJELDEVELAS dijo...

Es grato evocar el rio presuroso y cantarin que ebulle en la boca de Marujita Diaz,siempre con su cantar desenfadado, la recuerdo en su película "Pelusa" donde sus ojos parecían salirse de sus órbitas.En este EP que nos ocupa se manifiesta que la cancion ligera "Charleson Rock" no era secreto para ella,pero me quedo con lo clásico de "Eugenia de Montijo".Gracias a los autores del blog por traernos esta encantadora artista

jose de Argentina dijo...

Señor del blog. Hace un tiempo le pedí alguna canción de Marujita Díaz y agradezco que me haya complacido. Es un placer cada
día encontrar las novedades que Ud.presenta con tanto conocimiento sobre el tema y que en su mayoria, jamás yo podría conseguir en mi país. Gracias por todo su trabajo tan desinteresado y por su amor por la copla que comparto.

Tábano dijo...

Aunque la época coplera y, lo más importante, seria de su trayectoria artística duró relativamente poco, sus primeras grabaciones contaron con un repertorio bastante aceptable. Marujita Díaz desplegaba un torrente de voz con suma simpatía y derrochaba gracia en sus quiebros.

Todo ello queda patente en este disco, más concretamente en ¡Olé, catapum!", copla que, con creces, prefiero por Imperio Argentina, aunque he de reconocer que Marujita la hace bastante simpática. La siguiente, el "Charleston rock" ya va abriendo la veda del mal gusto de su evolución kitch y envuelta en un halo de oropel ridículo. El "Baile del candil" tiene una música bastante bonita y los palillos suenan muy bien. Agrada bastante encontrarse con una pieza así. Y la letra me ha encantado. Su voz se muestra en un terreno más lírico que no deja de sorprender debido a la versatilidad de Marujita en cuanto a registros. Y "Eugenia de Montijo", sinceramente, es copla que tampoco me atrae mucho, ni en Concha ni en ella, así que está bien. Creo que el disco, en general, anda de orquesta lucido -que no lúcido-.

En definitiva, un disco bonito y distinto, de corte aristocrático y con canciones variadas. La portada es bonita y la casa Montilla acompaña a que sea aún mejor como joya de colección. Gracias infinitas al autor del blog por su publicación. Todos los que admiramos el género estamos infinitamente felices de poder tener cada día una reliquia nueva.

Un abrazo enorme,
Tábano.

PD: No pude escribirte ayer porque estuve muy liado...