lunes, 4 de enero de 2010

MARIFÉ DE TRIANA.- Columbia ECGE 71424 (1960)

Marifé de Triana: Villancicos del alba.

"En Belén suenan campanas al amanecer el día. Que han visto al hijo de Dios en los brazos de María". Con estos versos, el sevillano Rafael de León pone letra a uno de los villancicos que componen este disco de Marifé de Triana. Gozaba ya la artista de una corta pero dilatada carrera musical, sobre todo en lo que se refiere a la grabación de discos. Corría el año 1960 y, curiosamente, antes de la edición de este vinilo que les ofrecemos, dos de los villancicos que intregran este disco ya habían aparecido publicados en otro anterior junto a los temas Me valga la Magdalena y Te he de querer mientras viva. Los cuatro temas que aquí se incluyen están excelentemente acompañados por la orquesta Columbia y dirigidos por el Maestro Quiroga, todos con un notable gusto navideño.

Y es que en Navidad, la pandereta no se puede dormir, ni tampoco el río Guadalquivir, porque nace el niño y se iluminan de fiebre las rosas que coronan al niño que ha nacido. Suenan y suenan las campanas, redoblan por los campos que van desde Castilla hasta Andalucía la baja, y hay trigo con aceitunas y pastores que le llevan al niño un cántaro de miel y pobreza, símbolos todos de una tierra fértil que ha de ver sufrir a su rey.

Manos de tercipelo para el niño y con el niño un abanico de luz y color que florece en las mejillas de María y en la vara de nardos de José. Celestial adviento, también de viento, en la noche fría en que bajó de los cielos nuestro redentor. Más fiebre para la voz que canta en la aurora el misterio eterno de un nacimiento infinito...

CARA A:
01.-Villancicos de Marifé
02.-Villancicos del alba

CARA B:
01.-Nana de los pastores
02.-Reloj de Navidad

DESCARGUE AQUÍ

3 comentarios:

Tábano dijo...

Es este, uno de los buenos discos de Marifé de Triana, con buenos temas y buena orquestación. Sin lugar a dudas, la mano de Rafael de León en la producción es bastante notoria, así como en la interpretación de Marifé, bien dirigida y con unos matices frescos.

Encuentro muy hermosos los "Villancicos de Marifé" y los "Villancicos del alba", ambos de gran calidad musical y de excelente letra. "Nana de los pastores" no está nada mal, lo que pasa es que me recuerda más a una zambra de las suyas que a un villancico. "Reloj de Navidad" tampoco está mal, la música suena estupendamente.

En definitiva, un buen disco este que nos ofreces hoy. Sobre todo porque se muestra a una Marifé muy correcta, muy alejada del dramatismo excesivo que yo rechazo, no sólo en ella, sino en cualquier otra artista que participe de él.

(Ahora los admiradores de Marifé espero que se manifiesten tan vivazmente como lo hacen en el tagboard pidiéndola. ¿O también va a resultar que sólo es para tocar la moral..?)

Un abrazo grande.
Tábano.

Lagrimitas a Pares dijo...

Creo que Don Tábano ha dicho todo lo que se puede decir de este disco, a excepción de la foto de portada, siendo una imagen en la que Marifé sale muy favorecida.
A mí también me ha gustado mucho el disco (más la cara A), y es que Marifé puede contar cantando muchas cosas, lo que pasa que muchos la recuerdan más por su desgarro que por los matices de su voz, que tenerlos los tiene, he aquí una prueba más de ello.

Que algún seguidor del blog solicite a Marifé no creo que signifique que quiera tocar la moral, peor sería que solicitaran a...

Agradecer a los autores del blog esta publicación y todo su esfuerzo.
Muchas gracias.

Risa de Bandolero dijo...

Parece que al final Don Tábano lleva razón, y lo digo por el comentario aparecido en el tablón de "coplero".
Esta ingenuidad mía puede ser peligrosa...un día me roban la honra y yo ni me entero.

Espero que estos comentarios en pro de efiram no vuelvan a enturbiar el desarrollo de este blog. Y espero que los autores del mismo sigan haciendo su trabajo sin recibir presiones de ningún tipo, otorgándole las publicaciones que consideren necesarias, que al final siempre perdemos los mismos por culpa del fanatismo.

Muchas gracias a los autores del blog y a Don Tábano por percatarse anticipadamente de esta oscura maniobra.

Un saludo.