martes, 3 de agosto de 2010

CONCHITA BAUTISTA.- Iberofón IB-45-1.109 (1962)

Conchita Bautista: Cuatro senderos.

¡Ay, mi torero de España! Juegas con el toro al alimón y tu capote lo engaña poniendo al rojo mi corazón. Eres torero de España y un español por deber, o tiene que morir o tiene que vencer cuando lo están mirando los ojos negros de una mujer...

Ojos de azabache como los toritos negros que escribiera Manuel Benítez Carrasco:

Y luego monté mis ojos
sobre un caballo de miedo,
tus ojos me perseguían
como dos toritos negros.

Y luego metí mis manos

bajo un embozo de fuego,

tu pelo se me enredaba

como un torito negro.

Y luego junté mi boca

contra la cal de mi encierro.


Y se me escapó la voz.
Grité: ¡Te quiero, te quiero!
Te quise siempre, te quise;

te quiero siempre, te quiero.

Te quiero,
aunque no debo quererte,
te quiero.


Con este emblemático pasodoble con letra de Quintero, León y Quiroga damos comienzo a una nueva entrega protagonizada por Conchita Bautista para proseguir con unas bulerías en las que el agua es la causante del anillo que perdió lavando en el río. ¿Qué dirá su amor cuándo observe que falta su anillo?

¡No gires el anillo invisible sobre tus dedos para no amortajarte en vida! Deja que el viento haga que las puertas entornadas den paso al zaguán oculto de nuestro enlace y los visillos con sus dobleces, escondan el miedo de decirte: Tengo cuatro senderos para quererte y los cuatro, mi vida, me dan la muerte. Mi cariño, que los cuatros senderos por ti se pierden; ¡Mira niño! Es como las hojitas del limonero cuando están verdes... Verdes como el limón verde, la albahaca y los cipreses del Romance de los ojos verdes; como el manto de la Virgen de Consolación que veneran en Utrera.

¿Para qué me pides que a buscarte vaya -loca de pasión-? Si cuando me acerco le pones muralla a tu corazón. Pero ella espera, vestida de verde esperanza, aunque sólo sean Cosas de chavales, juegos de potros y fantasías, de fuego encendido que arde en las candelas vivas de unos tientos que se cantan -no sabría si por Granada o Sevilla- allá por la fragua del cante.

Cuatro hermosos temas con acompañamiento de orquesta dirigida por Rafael Ibarbia que les traemos en la voz de la sevillana Conchita Bautista.

CARA A:
01.-Torero de España
02.-Tuvo la culpa el agua


CARA B:
01.-Cuatro senderos
02.-Cosas de chavales


DESCARGUE AQUÍ

4 comentarios:

Caña de Azúcar dijo...

Parece que el verano despierta a vuestros duendes adormilados como animales, que se aceleran con el calor y se retardan con el frío, para ofrecerme (ofrecernos) a estas intérpretes que tanto admiro.
Muy buena entrada la de hoy, por supuesto por ser Cochita la elegida y como no por vuestras palabras llenas de metáforas que sólo los más avispados saben triar para entenderos.

De este ep maravilloso me gusta casi todo, a excepción de "Torero de España" a la que le tengo ojeriza, da igual quién la cante, es una copla que no va conmigo ni con mis gustos.
Con esa estrofa que dice "...o tiene que morir o tiene que vencer cuando lo están mirando los ojos negros de una mujer...", no estoy nada de acuerdo, también se puede perder y ¡no pasa nada!, así se podrán encontrar otros ojos aún más negros, casi moros o turcos...quién sabe.
Me encanta "Tuvo la culpa el agua", una copla rápida, con una letra muy gráfica...¿será cierto que lo perdió lavando? o le quedaba grande, estas coplas que me llevan a imaginar cosas me atrapan de una manera que...
¡Qué soberbia cuatro senderos!...ni murallas puse ni loca venías (yo me entiendo).
...El color como la cera y en sus labios como un ruego, esto nuestro es igual que una hoguera, por Dios compañero que vas a jugar con fuego...
Creo que ya me he extendido demasiado, y es que siempre para Conchita todas las palabras me parecen pocas.

Muchísimas gracias a los autores del blog por esta publicación.
Es tan gratificante leeros día tras día...

Tábano dijo...

Es este disco de Conchita Bautista uno de los que me gustan de toda su discografía, quizá porque es muy coplero en sí mismo. La portada ya incita e invita a escucharlo por lo que es inevitable resistirse. Quizá las canciones ya las tengamos todos un poco escuchadas, al menos los amantes del género.

Caso es de "Torero de España", canción que tampoco celebro mucho y que prefiero en la voz de Imperio de Triana, quizá tiene más porte de lo que es, un pasodoble. "Tuvo la culpa el agua" es una de mis favoritas de esta intérprete, unas bulerías muy simpáticas, agradables y que canta con suma maestría. A ello se le añade el bonito acompañamiento musical. Como bonita también es "Cuatro senderos", una letra con mucho interés y mucho que decir.

Por último tenemos "Cosas de chavales", canción que recuerdo con grata presencia en la voz de la Niña de Antequera, la cual hace una versión muy sentida, quizá más que la de Bautista, algo que no desmerece para nada a ésta, sino que son distintas para mi gusto.

Agradezco al autor, como siempre, su dedicación en el blog y sus entradas tan poéticas y tan llenas de misterio y verdad. Haces que soñemos aún más con lo que queremos soñar.

Un abrazo,
Tábano.

Los gavilanes dijo...

COMCHA BAUSTISTA ES UNA CANTAORA FRUSTRADA Y NO SE LE RECONOCE POR SER UNA CANTAORA DE COPLA Y LA VERDAD QUE SUS PRICIPIOS FUERO MUY BONITOS CON UNAS COPLAS TOTALMENTE DE LA TIERRA DEL SUR PERO SE FUE POR OTROS TEMAS Y NI UNA COSA NI LA OTRA ES UNA PENA QUE NO TENGA TANTA ADMIRACION EN ESTE GENERO ANDALUZ.

La rosa del azafrán dijo...

Hermoso disco y simpática intérprete sevillana, últimamente muy vinculada a Madrid. Reitero lo dicho por Gavilanes, tuvo unos inicios dignos en el género de la copla pero fue diluyendo su trayectoria en unas canciones ye-ye, sin gracia ni encanto de ninguna clase. De cualquier modo, alabo esta publicación que pone de manifiesto sus acertados inicios en el mundo de la Copla.