lunes, 2 de agosto de 2010

MARIFÉ DE TRIANA.- Columbia SCGE 81.059 (1965)

Marifé de Triana: Fernanda 'la cordobesa'.

Los tiempos de Joselito, cuando era Andalucía más que una corte, marcan la historia de Fernanda 'la cordobesa', princesa de ojos moros y pelo negro como un lobo en sombras que doblaba en cuatro nudos de picaporte.
Sobre el puente relucía como un ramo de luceros su estirpe, el verde y el oro. Pero bien sabido es que el humo se esfuma y el pájaro echa a volar en libertad; que el lienzo se quema en las piernas de la piconera y la lumbre desaparece en las manos del pintor de las Torres.
Fernanda, que fue capaz de mover fortunas con sus antojos, princesa de toreros y torerías abandona su trono de reina y, sin corona y peina, sólo queda convertida en un sarmiento de ojos negros al decir "¡Se me para el corazón..!", muriendo sobre la noche oscura de la ciudad callada de la Mezquita.
Pero los modos y verdad de la rosa de carteles toreros, por siempre quedaron sostenidos sobre el cielo cordobés, entre el puente y bajo su arcángel, por las aguas del río que atraviesa las ilusiones falsas de Fernanda, vestida ya de seda mustia y negra.

¿Cuál fue su delito para tener por gloria la ruina de una pena que se quiere? Esa misma pena, la de querer, porque hasta entregó los claveles reales a un corazón de pedernal, sembrando con fiebre y sin darse cuenta, sus flores de luces y flores en el corazón duro del amante.
Querer, sufrir, gozar de una pena, morir de pena, pena por quererte... ¡Quererte al fin, y no verte!
No sé si las lágrimas de estos tientos serán capaces de levantar ríos de sangre, pero la única salvación para consolar la Pena de quererte, está aquí, en sus versos profundos:

Y hasta el día que la tierra
con otra tierra te tape,
por encima del montón
mis besos han de notarse.
Vivos, aunque te hayas muerto,
nuevos, aunque tú los gastes,
calientes, aunque te enfríes,
verdad, aunque los negases.
Para que Dios te conozca
por lo bizarro del traje
y sean los besos míos
al cabo, los que te salven.

Que así sea.

Nueva y merecida entrega de una mujer que ya es Historia de la Canción andaluza, con cuatro temas escritos por Ochaíta/Valerio/Solano para el espectáculo La niña de agualucero.

CARA A:
01.-Fernanda 'la cordobesa'
02.-Los gitanos de Castilla

CARA B:
01.-Pena de quererte
02.-Si te mueres... Te mueres a gusto

DESCARGUE AQUÍ

3 comentarios:

Ron Pálido dijo...

¡Qué precisas palabras...!, ¡qué buen disco! y ¡qué intérprete más viva y penetrante...!
Me encantan estos días en que los autores del blog derrochan esfuerzo para que libemos (como si de sus labios se tratara) todo este arte. Seguro que ellos no llevan las amapolas en su pelo con horquillas de plata (como las gitanas de Castilla), pero, a buen seguro que sus labios si son de ababoles andaluces, finos y delicados, como estas publicaciones que nos hacen soñar con lo que fuimos, con lo que somos o con lo que podríamos ser...

Por si a alguien le queda alguna duda...Marifé también me fascina
¡ay...!

Muchas gracias por esta publicación, por elegir a Marifé y por dedicarnos vuestro esfuerzo un día más.

Enhorabuena.

Tábano dijo...

Un acertadísimo disco con el que abre hoy, Lunes, Reminiscencias de la copla. Y una merecidísima artista la que corona la mañana. Marifé de Triana, quién no la ha oído cantar, quién no la conoce... Única en su estilo y en su manera de interpretar la canción, de ahí el sello de su garganta, rasgada por el colorido de sus quiebros.

Marifé está sublime en estas grabaciones con Columbia y, especialmente, me gustan las canciones del espectáculo "La niña de Agualucero" como las de este disco. Hermosa es "Fernanda la cordobesa", con una letra muy coplera y una música igualmente muy sugestiva, muy al estilo de los Ochaíta, Valerio y Solano de estos años. Me gustan especialmente los acordes iniciales de la copla. Luego nos encontramos con "Los gitanos de Castilla", otra bonita copla que también versionó con mucho gracejo la olvidada Argentina Coral, por ejemplo.

Seguidamente encontramos la bellísima "Pena de quererte", una de las coplas que más me gustan del trío ya mencionado anteriormente. Sin embargo, aunque Marifé la interpreta de una manera muy correcta, con una música muy apropiada, me quedo con la versión de Luisa Ortega que realizara con la Orquesta Sinfónica de Castilla, quizá porque le imprime a la canción una mayor fuerza escénica, es decir, la eleva a pieza sinfónica, más pausada, más meditada. Por último, "Si te mueres... te mueres a gusto" es la cancioncilla para aliviar al público después de coplas tan dramáticas, tan fuertes... Que también hay que reírse un poco y Marifé siempre ha sido muy cómica en sus interpretaciones de esta índole. Genial.

Agradezco al autor del blog su esfuerzo y su dedicación por traernos en verano, de vacaciones muchos, tanta copla y tanta poesía (rezumas arte...)
Un abrazo grande,
Tábano.

Boca de Fragua dijo...

Me ha gustado mucho este disco en el que encuentro una espléndida Marifé y unas coplas encantadoras.
La publicación me ha parecido muy poética.
Marifé en estos registros me llega muy dentro, la encuentro perfecta, nada desmedida...
Puede que alguien piense que no todas las coplas que componen el ep son excelentes, decir que para entenderlas tendríamos que haber visto el espectáculo al que pertenecen...
Aunque no puedo olvidar "Pena de quererte" en la boca de Luisa Ortega, reconozco que esta versión también tiene lo suyo...
-Lagrimitas de mis ojos podrían formar un río, me quisiste, me olvidaste, y yo soy el que ha sufrío...el tiempo que pasé soñando con tu boca- (es que estoy cantando con mi voz de pito).

Gracias por esta nueva publicación de Marifé, artista querida y admirada por muchos amantes del género.