miércoles, 10 de agosto de 2011

ANTOÑITA COLOMÉ.- La voz de su amo 7 EGF 613 M (1958)

Antoñita Colomé: ¡La del Barrio de Triana!

Antoñita Colomé es una trianera auténtica que nació el 18 de febrero de 1912. A diferencia de muchas artistas de la época, recibió una excelente educación en el Colegio religioso ”Santo Ángel", ubicado en la antigua Calle San José de Sevilla, estudios que continuaba aún en época estival en otro colegio gaditano de la misma formación. Huérfana de padre -siendo una niña- obtuvo el permiso materno para su formación de canto en Madrid y la comedia, contrayendo matrimonio en la Parroquia de Santa Ana con el bailaor Antonio de Triana siendo una adolescente, creyendo que este hecho facilitaría su vocación profesional, aunque acabaría en desastre.

A principios de 1931, rueda en los Estudios Paramount en Joinville-le-Pont, ubicados a unos diez kilómetros al este de París, Las luces de Buenos Aires dirigida por Adelqui Migliarar, junto a Carlos Cardel. Poco después, Antoñita Colomé conoce la noticia de que en España ha sido proclamada la República tras el exilio de Alfonso XIII. En París -en este mismo año-, interviene en Un caballero de frac de Roger Capellani y Carlos San Martín y La pura verdad, bajo las órdenes de Florián Rey.

Regresa a España en 1932 para rodar la comedia Tatave se casa con Colette Darfeuil, una película de cuarenta minutos de duración dirigida por Francisco Elías. Bajo las órdenes de éste, rodaría demás, El último día de Pompeyo.

En 1934 se presenta en el Teatro Eslava de Madrid, al mismo tiempo que estrena Alala (1934) del director nacido en Polonia Adolf Trotz, y de Benito Perojo El negro que tenía el alma blanca, adaptación de la novela de Alberto Insúa en la que interpretaba un vals de Daniel Montorio titulado Mujercita del hogar. En su trayectoria cinematográfica le seguirían Mercedes de José María Castellví, El hombre que se reía del amor de Benito Perojo y El malvado Carabel de Edgar Neville, rodadas en 1935.

Antes de estallar el conflicto civil, la artista del Barrio de Triana estrenaría el 2 de marzo de 1936 Una mujer en peligro, el 22 del mismo mes El bailarín y el trabajador en el que interpretaba el blues Blanca noche de quimera y la Marcha de las galletas con letra de Jacinto Benavente y música del Maestro Alonso (registradas en disco con el acompañamiento de la Orquesta de A. Moltó) y en abril La señorita de Trevélez.

Durante la Guerra Civil española, Antoñita Colomé se instala en París donde contrae matrimonio con Pepe Martín, un falangista de buena familia que será el padre de su única hija, María Eugenia Martín Colomé, marchándose posteriormente a Hispanoamérica donde en USA rodará bajo las órdenes de Benito Perojo Crisis Mundial (1937).

Regresa a España a principios de los 40 para participar como protagonista en Héroe a la fuerza (1941), El frente de los suspiros y La rueda de la vida en 1942, en la que se incluía la canción Quiero verme en tus ojos. Le seguirán Idilio en Mallorca, Danza del fuego y Forja de almas en 1943 en la que se incluye un Romance castellano y la Plegaria a la Virgen de las Angustias grabados con el acompañamiento de la Gran Orquesta Columbia dirigida por el sevillano Francisco Alonso, así como Mi fantástica esposa en 1944, fecha de la grabación de numerosos registros sonoros con música del Maestro Quiroga y letra de Xandro Valerio y Rafael de León como el tanguillo Torito de canela, el pasodoble ¡La de la Puerta Triana!, las bulerías La niña de la Alameda, la zambra Con un pañolito blanco (de la que es creadora), la farruca “Mu” poca cosa “pa” mí, Como si fuera “verdá” (zambra que Rafael de León remodelaría en parte para la película Filigrana en 1949)...

En 1946 regresa al cine para rodar La gitana y el rey, El crimen de Pepe Conde y La mentira de la gloria, en la que interviene junto a un jovencísimo Pepe Blanco en la que la trianera interpretaba la zambra No me quieras original de Ramón Perelló y Genaro Monreal . De los mismos autores, grabaría en 1946 las Bulerías del Tato, Pandereta garrotín, las Bulerías de las flores, el popular villancico andaluz titulado Navidad sevillana y el pasodoble El chaval. Dos años más tarde vuelve al cine con los títulos Revelación y Póker de ases, grabando además unas hermosas sevillanas tituladas Horno de la Mata y el romancillo ¡Ay que sí, ay que no!

Ese mismo año, presenta en el Teatro Reina Victoria de Madrid Feria de coplas, fantasía lírica en dos actos original de Quintero, León y Quiroga, junto al Príncipe gitano, en el que estrena un pasacalle titulado Capote grana (del que no hemos encontrado su registro en disco) y constituido por hermosos decorados inspirados en la popular feria de su tierra, Sevilla.

A partir de aquí, comenzará su declive filmográfico aunque estrena en 1951 la película ambientada en la historia de María Antonia “La Caramba” con canciones de Quintero, León y Quiroga, y Tercio de quites, en la que interpretaba entre otros Paca la bomba, grabada ese mismo año por Luisa Ortega y las bulerías ¡Olé, mi torero! En esta película participa junto a Lina Rosales que versiona en la película el pasacalle de escrito para Juanita Reina ¿Dónde estará ese platero? y una canción popular mexicana titulada Las mañanitas.

Antoñita Colomé -a pesar de su requerimiento para el cine por numerosos directores- no se pone frente a las pantallas hasta 1976 para rodar La viuda andaluza de Francesc Betriu. Sus últimas apariciones en el cine serán en los largometrajes Los alegres bribones (1982) y Pasodoble (1988).

Aunque residió en Madrid, nunca dejó de visitar Sevilla porque Antoñita Colomé fue una mujer enamorada no sólo del arte, sino de su tierra, llevando en la sangre el alma de Triana entera.

Nosotros queremos homenajear a Antoñita Colomé con un vinilo editado en Francia en el que se recogen grabaciones efectuadas originalmente entre 1944 y 1945 para la Compañía del Gramófono Odeón que manifiestan la gracia y la singularidad de una mujer creadora que nos dejó el 28 de agosto de 2005.

CARA A:
01.-¡La de la Puerta Triana!
02.-"Mu" poca cosa "pa" mí
CARA B:
01.-Con un pañolito blanco
02.-Como si fuera "verdá"

Descargue aquí

martes, 9 de agosto de 2011

CONCHITA MARTÍN.- Montilla FM-44 (1956)

Conchita Martín: Canciones populares de España.

Conchita Martín comienza su carrera artística a principios de los 50, como decíamos en la anterior entrada publicada de ella, en concursos radiofónicos. De aquí, pasó al teatro. Una de las primeras intervenciones que nos constan es con motivo del fin de fiesta de la representación de la revista Te espero en el Calderón, con creaciones escritas por Salvador Ruiz de Luna y el maestro Daniel Montorio. Junto a ella, figuraban Luisa de Córdoba y Fernando Fernán Gómez.

En 1952, se organiza en el sevillano Teatro Álvarez Quintero un espectáculo que tiene como objetivo homenajear a los más destacados artistas triunfadores en las ondas radiofónicas. En el mismo, se intercalaban canciones hispanoaericanas, andaluzas, flamencas y estampas alegres. El periodista Llorens escribía para ABC de Sevilla un artículo titulado "Estrellas radiofónicas 1952" en el que alababa la intervención de Conchita Martín (que agradó notablemente al público) y de otras estrellas como Irene Vilches o Carmelita Cuesta.

Un año más tarde, dado el éxito cosechado por la artista, comienza a participar en numerosos espectáculos de variedades como Selección de variedades 1953, junto a Emilio "el moro".

Ese mismo año, formará parte del elenco de artistas del espectáculo España tiene una copla, encabezado por Gloria Romero y presentado en el Teatro Calderón de Madrid con libreto original de Ramón Perelló, Llabrés y Legaza. En 1954 llegan La niña de la paloma de Ochaíta, Valerio y Solano, representado en el Teatro Maravillas de Madrid y protagonizado por Marisol Reyes y junto a Juanito Osuna y Clarines de gloria compartiendo cartel con Tomás de Antequera y Gracia Imperio, que tiene lugar en el Teatro de la Latina. En octubre de este mismo año, interviene en un homenaje tributado al Príncipe gitano en el Teatro Maravillas junto a intérpretes de la talla de Lolita Sevilla y Gabriela Ortega.

En 1955, participa en el Teatro Maravillas en un fin de fiesta con motivo del homenaje ofrecido a Virginia de Matos por sus más de doscientas representaciones de Dos Virginias y en 1956, obtiene numeros éxitos en el espectáculo Garbo original de Perelló y Montorio del genial Antonio Molina. Manuel Sanhernán escribía para la Hoja oficial del lunes sobre Conchita Martín: Los que concebimos que el folclore y el flamenco sobre todo, ha de llevar otros aires, otros estilos y otra depuración que los que Antonio Molina demuestra, no podemos estar de acuerdo con su manera de cantar. De esto sabe una chiquitita que viene en su espectáculo y que se llama Conchita Martín. Con mucho gusto, voz fresca que quiebra con facilidad y donaire escénico, interpretó todas sus canciones.

Posteriormente y precisamente bajo la batuta de Daniel Montorio graba el elepé Palmas y palillos (editado en Venezuela bajo el título ¡Olé! y ofrecido en la entrada anterior dedicada a la artista), en el que versiona clásicos como las bulerías Camino de Coria estrenado por la Niña de Antequera y el pasodoble Patio Banderas, escrito para la sevillana Mercedes Chacón, ambos originales de Currito y Monreal,, los éxitos de Juanita Reina Yo soy ésa y Capote de grana y oro, de la antología de Quintero, León y Quiroga así como otros temas estrenados por la artista como son el pasodoble Blonda, la zambra No te "pío ná" o Sevillano clavelón.

En 1958, intervendrá en un nuevo espectáculo original de Perelló y Montorio protagonizado por Antonio Molina titulado Evocación, junto a la guitarra del Niño Ricardo con el que recorrerá junto al genio los más importantes teatros de Sevilla, Madrid y Barcelona. Posteriormente, participará nuevamente en espectáculos de variedades como Taxis...¡Al Maravillas!, junto a Diana Márquez y Tomás de Antequera y otros tantos de la mano de Rafael Farina.

Posteriormente, inicia una larga gira por el continente americano. Pocos datos hemos podido recabar correspondiente a esta época. Lo que sí nos consta es la emisión en Centro emisor del Sur del programa titulado "La canción popular, con Conchita Martín".

Nosotros queremos traerles cuatro temas que hemos seleccionado del elepé Folk songs of Spain, con el soberbio acompañamiento de la Orquesta del Teatro Albéniz conducida por Daniel Montorio.

CARA A:
01.-Mi copla andaluza
02.-La cautiva

CARA B:
01.-Las mocitas corraleras
02.-Miradas

Descargue aquí

lunes, 8 de agosto de 2011

MIKAELA - Zafiro -Z-E 556 (1964)

Mikaela y sus rumbas flamencas

La década de los sesenta fue, sin lugar a dudas, una de las más productivas para la carrera de Mikaela, la artista que de nuevo nos visita en este blog. A sus espaldas quedaban los rodajes de películas como La vida de Agustín Lara (1959) de Alejandro Galindo y rodada en México, La rosa roja, bajo las órdenes de Carlos Serrano de Osma y, aunque estrenada en 1960 tuvo un rodaje anterior y problemático para su estreno; La llamada de la muerte de Antonio Orellana y La reina del tabarín dirigida por Jesús Franco, todas de 1960. Poco después, protagonizaría Vampiresas 1930, dirigida nuevamente por J. Franco en 1961, Gringo (1963, Ricardo Blasco) y Las tres espadas del zorro (1963, Ricardo Blasco). Justo al año siguiente, 1964, aparece el disco que les traemos bajo el sello Zafiro, discográfica para la que grabaría más canciones junto a Belter, posteriormente.

Algunos de estos éxitos ya habían formado parte de algunas de sus películas. Es el caso de Kikiriki que interpreta en la película Las tres espadas del zorro o Río Manzanares, rumba flamenca que forma parte de un film estrenado al año siguiente (1965), París-Estambul sin regreso dirigida por Terence Hathway y que ya había grabado en 1962 para Montilla. Los temas restantes del disco, Que nadie sepa mi sufrir y La luna y el toro, son dos de los éxitos más recordados de esta trianera. Especialmente este último, del que se ha discutido mucho para quién fue compuesto. Mikaela, en todas las entrevistas, recuerda que fue la primera en estrenarlo, algo que también debatía la valenciana del Barrio Ruzafa Maruja Lozano.

Además del cine, en 1964, Mikaela interviene con numerosas actuaciones en la Sala Pavillón de Madrid y empieza a gestarse la grabación de uno de sus LPs más recordados, justamente el que rinde homenaje al poeta Federico García Lorca que vería la luz el 1966 y que ya fue publicado en este blog con anterioridad. Disfruten, pues, con estas cuatro grabaciones a guitarra de la voz personalísima y trianera de esta belleza, Mikaela, en sus éxitos, tal vez, más recordados.

CARA A:
01.- La luna y el toro
02.- Río Manzanares

CARA B:
01.- Que nadie sepa mi sufrir
02.- Kikirikí

Descargue aquí