miércoles, 8 de febrero de 2012

ANTOÑITA DEL RÍO.- Grabaciones inéditas (1955)

Antoñita del Río: “El resurgir de una intérprete clásica”.

Poseedora de un timbre que emociona y una melodía plateada que recorre su garganta de marfil como las aguas mediterráneas por su Murcia natal. De ojos soñadores y mirada embrujadora, española como la chiquita de Romero de Torres, auténtica, discreta, educada, culta. Así es la mujer que regresa hasta nuestras “Reminiscencias de la copla”. Así la ven mis ojos. ¡ Así es ANTOÑITA DEL RÍO !
 
Como reseñábamos en la anterior publicación dedicada a esta gran mujer, conocida en el mundo artístico como Antoñita del Río, nace en el murciano Barrio de San Andrés. Desde que era una niña sintió vocación por el mundo del espectáculo aunque sus comienzos fueron difíciles debido a la negativa de sus padres ya que corrían tiempos en los que ser artista estaba mal visto socialmente. 
Con tan sólo 10 años, animada por su hermana mayor, ya entonaba las canciones que estaban en boga en el patio de su casa, como una blanca flor de azahar de los más hermosos naranjos de su  huerta murciana -de la que se siente profundamente orgullosa-.

Compaginó sus estudios con el aprendizaje de actividades relacionadas con el diseño y la confección de trajes, dada su facilidad para todo lo relacionado con el desarrollo de la capacidad creativa. Precisamente, unos años más tarde, cuando junto a su familia se traslada a Madrid, entra a trabajar para el taller del más prestigioso  diseñador y modisto, Raula, cuya clientela estaba sola y exclusivamente relacionada con el mundo del cine y del teatro y que por esa época ya diseñaba el vestuario de Juanita Reina, Paquita Rico y Carmen Sevilla, entre otras. 

Como dato curioso, un día en los probadores durante una prueba de vestuario  a Juanita, estaba Raula, Antonia y la citada artista sevillana.  El maestro (que así es como llamaban al modisto), le dijo a Antoñita: - ¡Anda Antonia, cántale a Juana! “Capote de grana y oro” (entonces de moda)!  Ella salió despavorida del probador, toda avergonzada, oyendo las risas de ambos y diciendo el diseñador: - Otro día lo hará Juana.

Puesto que en el taller -mientras Antoñita trabajaba- además de Raula, sus compañeras la habían escuchado cantar las canciones del momento, la animaron (en cierto modo, presionada) a presentarse a uno de los programas con más éxito de la radio “Conozca usted a sus vecinos”.
Sin el consentimiento familiar, Antoñita del Río decide participar en el mítico programa radiofónico de Radio Madrid conducido por el popular Rafael Santisteban en el que interpretó precisamente el pasodoble “Capote de grana y oro” cuya final se celebró en el Cine Proyecciones de la capital de España. 

Tras la brillante intervención de Antoñita del Río, un sinfín de letristas y músicos, fascinados por su “voz redonda” como la calificaban los críticos, se interesan por la melodía de la joven.
Aprovechando que el jerezano Francisco García Tejero residía cerca del domicilio de la artista, que por aquel entonces vivía en Ciudad Jardín, la artista elige al Maestro –de entre los muchos que habían llamado a Radio Madrid interesándose por su modo de interpretar- para recibir clases musicales quien la bautiza definitivamente en el mundo de la canción popular andaluza como ANTOÑITA DEL RÍO.

Dado que la joven no había alcanzado la mayoría de edad y teniendo en cuenta que no contaba con el beneplácito de su familia, acudía a escondidas de ésta hasta el estudio del maestro García Tejero para ensayar algunas de las creaciones que junto a Mariano Calvo del Río, Ignacio Román y M. A. Blanco escribieran para la artista. Nos remontamos a la mitad de la década de los 50 y forman parte de su antología los pasodobles “Romance del Lora del Río” que grabara posteriormente con menor fortuna Conchita Bautista; con letra de Ignacio Román “María la de Torrero” que hemos localizado la versión de Manolo Escobar en 1962, “Torero tengo que ser” de la que existe una versión interpretada por Carmen María en 1958, así como la marcha “Doña Bárbara de Braganza” inspirada en una historia real, la copla por bulerías “La niña del faro” y “Junto a la cancela”. 

Como curiosidad, comentarles que la artista pagaría 500 pesetas por la grabación de estos seis temas escritos y estrenados por ella, acompañada al piano por su descubridor y maestro García Tejero, en una maqueta que conserva la propia Antoñita del Río en disco de pizarra y que, al ser el único que existe, constituye una auténtica pieza para coleccionistas.
Sin embargo, estas grabaciones no se realizaron con fines comerciales sino que únicamente se trataba de una carta de presentación para las discográficas del momento en el que sin duda, demostraba su voz plena de matices, sus dotes interpretativas y su estilo personal para la música.

Será la prestigiosa Casa Columbia, la que pone sus ojos en la joven artista, con la que  registraría su primer y único disco comecial (publicado en otra entrada dedicada  a la artista) con los temas “Puertas al campo”, “¡Ay, María Candelaria!”, “Rosa de Lora” y “En medio de dos amores” que hace muy poco me tarareaba por teléfono Antoñita del Río y que consiguió ahondar, con su voz sabia y madura, en mis más profundos sentimientos.

En 1959, tras la grabación de su primer y único disco, “Melodías al viento” con sede en la madrileña calle Barquillo, nº 13 editaría varias partituras con creaciones que según anuncia “grabará la gran artista de la canción andaluza con Columbia”. En uno de los libretos aparecen los pasodobles “Manolita Lucena” con letra de Savoi y música de Jaime Pocovi, “Yo la quiero” con letra de Calvo del Río y música de Felgar; y en la otra, dos tangos con letra del mismo autor y música de Baldomir. Son “Mira, madre mía” y “Silbando en la noche”. Jamás llegaría a registrar ninguna de estas canciones.

Hasta aquí, la primera parte de este homenaje que queremos brindar a ANTOÑITA DEL RÍO, la artista a la que pertenecen los ojos con los que regresábamos hace varias semanas hasta "Reminiscencias de la copla" y con quien descubrimos un trozo de nuestro país.

No se pierdan, la segunda entrega con la que recorreremos la trayectoria de la artista durante década de los años 60 que vendrá acompañada de otras tres canciones inéditas.

Como regalo, hoy les traemos unas grabaciones nunca editadas ni publicadas al ser extraidas de una maqueta (grabada en pizarra) que conserva la artista y que es la única que existe por lo que están ante una joya musical de la que muchísimos coleccionistas  estarían orgullosos de poseer. La voz que acompaña las grabaciones pertenece al gran comunicador y presentador Rafa Cortegana, un profesional de amplia, importantísima y reconocida trayectoria.

Nuestra labor, como ya saben, es mostrarles nuestra música a todos los amantes de este género musical para que con ella -en contra de muchos coleccionistas- puedan disfrutar de la misma forma que lo hacemos los miembros de este blog, difundiendo con verdadera admiración y autenticidad el patrimonio musical de nuestro país. ¡¡ Que así sea !!

Les reiteramos que no puedes perderte la segunda publicación dedicada a Antoñita del Río, la mujer cuyos ojos hoy descubrimos.

Romance de Lora del Río: Mariano Calvo del Río y García Tejero (Pasodoble)
Doña Bárbara de Braganza: Mariano Calvo del Río y García Tejero (Romance / canción)
La niña del faro: M. A. Blanco y García Tejero (Copla por bulerías)



6 comentarios:

Tábano dijo...

¡Por fin descubrimos estos ojos, tan bellos, por cierto! Y son, nada más y nada menos que de Antoñita del Río... Nunca lo hubiese imaginado, desde luego.

Es curioso cómo uno puede encontrarse con cosas tan fascinantes como la entrada que hoy nos ocupa. Recuerdo que allá por la primera publicación de Antoñita se generó una gran expectación por saber si había grabado más discos, qué habría sido de su vida o por qué no sabíamos nada más de su carrera artística. Y, así, como por arte de magia, nos desvelan 3 inéditas canciones, tres maquetas en pizarra que, desde luego, me han dejado perplejo y atónito.

Lo primero, agradecer la elaboradísima primera parte de esta biografía, con detalles tan curiosos y precisos. Supongo, que la propia artista habrá donado esta herencia musical e histórica a las personas que hacen este blog y, sin lugar a dudas, no puede estar a mejor recaudo. Ha parado en las manos de un sitio que difunde de veras el patrimonio, la copla y la música más allá del elitismo del coleccionista añejo. Por ello, mi enhorabuena a la propia artista y a los dueños de este blog.

Pasando a las tres canciones que hoy nos traen, decir que me ha encantado "Romance de Lora del Río". Quién iba a pensar que esta copla fuese suya y que, precisamente, una artista murciana cante por doblete a este sevillano pueblo ("Rosa de Lora"). Preciosa interpretación en la línea de corte clásico de Antoñita que, además, me gusta mucho más que la Conchita Bautista. Sin embargo, a mi entender, creo que García Tejero compuso unas canciones "demasiado" andaluzas para una artista cuyo registro estaría más cómodo en otro tipo de coplas sin "garganteo" ni florituras que no le van a su voz. (Esto es una apreciación personal).

La gran "Doña Bárbara de Braganza" me ha encantado. Estas historias inspiradas en hechos reales me fascinan y, en concreto, esta me parece deliciosa. Qué bonito final, por cierto, cuando jura por la Esperanza y con qué delicadeza trata el amor del monarca y la infanta portuguesa... Creo que refleja bien el aire dieciochesco.

Por último, "La niña del faro", igualmente bonita aunque sí es cierto que la encuentro menos cómoda en este registro y es que las coplas por bulerías es lo que tienen. Aún así, tiene detalles muy bonitos que hacen la canción muy amena. Igualmente bonita.

Sólo me queda agradecer, otra vez, el gusto con que hacéis cada día este espacio y con el que traéis tantísima calidad. Lo de hoy me parece insuperable e impagable en estos tiempos de tráfico musical. Vaya también mi recuerdo para Antoñita del Río allá donde se encuentre. Uno disfruta siempre con todo esto pero hoy mucho más ya que me supongo que somos privilegiados por poder escuchar unas canciones que jamás ha tenido nadie (excepto la única copia que posee la artista) en su poder.

(Por cierto, qué bonita voz la de Rafa Cortegana. Un gran profesional de la radio española).

Un abrazo enorme,
Tábano.

torre del oro dijo...

Hola y buenos dias y poder descubrir unas canciones ineditas de esta genial artista Antoñita del Rio doy la gracias de verdad por tanta cultura a este genero de la copla ya que puede decir con toda libertad que es el mejor blog de copla que conosco suete y un saludo de corazon.

Puertas al campo dijo...

Gracias a REMINISCENCIAS DE LA COPLA descubrí a Antoñita del Río y a partir de ese momento, no he dejado de escuchar sus canciones.
Hoy he tenido la suerte de volver a reencontrarme con Antoñita y unas canciones soprendentes, llenas de fuerza y de autenticidad en las que muestra toda su valía pues únicamente tienen el acompañamiento del piano.

Gracias por vuestra labor, sin vosotros la copla no sería nada más que para cuatro coleccionistas que se dedican a esconder (y no guardar) las canciones.

Espero ansioso la segunda parte dedicada a esta gran artista.

Gracias por compartir su trayectoria, tan interesante, con todo lujo de detalles.

El húsar de Sevilla dijo...

Una entrada soberbia y una documentación precisa, impecable y de una gran brillantez (como siempre es habitual en este espacio).

Una labor que deja patente la generosidad de la persona que la efectúa, además de sus amplísimos conocimientos musicales.

Nada que ver con esos coleccionistas de pacotilla, de discos empolvados y sueños de batas de colas dentro de un armario vetusto. Personajillos fustrados, de una mediocridad pasmosa y trasnochadas ínfulas de estrellas. Maestros de la nada, incultos y patanes que coleccionan discos con el único fin de enmascarar su propia simpleza y vanalidad.

Esos personajes no tienen porque mentarse en este lugar culto, confeccionado por personas que aman y velan por el legado musical de Andalucía con mayor gloria que la propia administración andaluza, bastante mogijata en lides copleras.

Gracias y enhorabuena por esta página y por su labor verdaderamente INMENSA. Me quito el sombrero con sumo gusto ante usted o ustedes, señores.

Caña de Azúcar dijo...

Impresionante publicación.
¡Cuánta sensibilidad!. Escribir sobre alguien con tanta delicadeza y maestría sólo los grandes lo consiguen.
Una publicación maravillosa, y de Antoñita de la que sabíamos muy poco, y que hoy gracias a este blog y a la sapiencia de sus autores, conocemos un poquito más.

Me aprisiona al escucharla en "Romance de Lora del Río"...
Me inmoviliza en "La niña del faro".
¿Qué más se puede pedir a una intérprete apenas reconocida?
Para mí es una grande...

Caña de Azúcar dijo...

Me ha parecido muy interesante el recorrido fotográfico de esta belleza murciana, muchas gracias por las fotografías, engrandecen la publicación y la trayectoria de Antoñita.

La carátula del disco...¡Insuperable!