jueves, 18 de mayo de 2017


Pastora Quintero:  Cristal de alba.


El debut de la artista que ocupa nuestras “Reminiscencias de la copla” se produce en el Cine-Teatro Chucea de Madrid en un espectáculo titulado “Bulería número 3” (1946) original de Quintero, León y Quiroga compuesto por trece estampas en las que se intercalaban cuadros valencianos, castellanos y andaluces sobresaliendo los llamados “La puerta de Toledo”, “La duquesa y el poeta”, “La hija de la alcaldesa” y el sainete “Entre col y col”. Junto a Pastora Quintero, completaban el cartel los intérpretes Blanquita Patiño, Niña de Fuenteovejuna, Blanquita Patiño, Mariquita Heredia y Gitanillo Heredia y el guitarrista Andrés Heredia.

En el mismo cine-teatro Chueca aunque un año más tarde, concretamente el 26 de junio de 1947, tiene lugar una función evocadora de los tiempos heroicos de la cinematografía en cuya segunda parte interviene Pastora Quintero junto a Nati Mistral, Carmen Morell, Pepe Blanco,  Niño de Almadén y numerosos escritores y periodistas.

El 12 de julio de ese mismo año llega un espectáculo original de Blanca Flores, Adolfo Lloret y Gil Serrano titulado “Luceros” presentado en el madrileño Teatro Calderón. La crítica del momento destacaba de esta fantasía lírica, por su policromía, las estampas “Fiesta en Haway”, “Pepe Utrera”, “Fantasía en jazz”, “Amor gitano” y “Carnaval” y alababa las ovaciones cosechadas por Pastora Quintero.

En septiembre del 48, llega al Teatro de la Comedia “Acuarelas” de Ramos de Castro, Perelló y Monreal junto a Pepita Marco, Rafael Nieto y 30 artistas más. En 1950, original de Ochaíta, Valerio y Solano tiene lugar en el Calderón “Fiesta y romance” protagonizado por Pastora Quintero que calificaba la prensa como “estrella de la canción andaluza”, Roberto Font y la bailarina Rocío Aragón.
En abril, se fija en Pastora el trío compuesto por Quintero, León y Quiroga creando para la artista (junto a Roberto Font nuevamente) “Rueda de coplas” cuya presentación se produce en el Teatro Fuencarral de Madrid.

En enero de 1951, se presenta en el mismo teatro con el espectáculo arrevistado “A dos colores”, original de Salvador Guerrero y el Maestro Algarra en el que se estrenan el tanguillo “El tere-vere” y la habanera / tientos “Te necesito”. 

Un año más tarde, en mayo, tiene lugar en el Price “Rumbo de Andalucía” de los mismos autores en el que interviene un jovencísimo Pepe Córdoba. A este espectáculo pertenecen los pasodobles “La copla de la Lola” (uno de los temas que les ofrecemos) y “Díselo a tu Virgen”. En julio de ese mismo año, Pastora Quintero interviene en una función homenaje otorgada a Amalia Molina en el Teatro de La Latina, junto a Carmen Flores y Amparito Carvajal.

Reaparece ante el público madrileño en 1955, en un espectáculo protagonizado por el “cantor de los cien barrios porteños”, Alberto Castillo en el que la cartelera de la época la anunciaba como primera cancionista junto a la jiennense Isabelita Sánchez. Completaban el elenco Tip y Top, Esperanza Roy y el recitador Ricardo Fabreguez.

En 1956, monta un nuevo espectáculo junto a Pepe Baldó titulado “Coplas de Juan Salvador” que presentan en el Fuencarral de Madrid, con títulos de Salvador Guerrero y Carlos Castellanos que compagina con la intervención en numerosas salas de fiestas entre las que destacamos Antón Jardín-Restaurante y J’ Hay, esta última ubicada en el sótano del Teatro Rialto. A partir de esta fecha, sus intervenciones serán menos frecuentes, participando en algunos espectáculo de variedades junto a Tomás de Antequera.

Vuelve en 1961, contratada por Pepe Marchena para el espectáculo “¡Yo soy el cante!” que tiene lugar en el Price de Madrid junto a otros artistas importantísimos del momento como Gracia de Triana, Canalejas de Puerto Real, Manolo de la Ribera y la Niña de Antequera. Un año más tarde y de la mano de Pepe Marchena igualmente, participa en otro espectáculo de variedades titulado “Pasan las estrellas” junto a Gracia de Triana, Rocío de Lopera, la Paquera de Jerez, Estrellita Castro y Rafaela de Córdoba con el que recorren la mayor parte de la geografía española.

En septiembre de 1965, se celebra en el Price una función homenaje a Estrellita Castro con asistencia de Carmen Sevilla, Carmen Morell, Miguel Ligero, Antonio Bienvenida, Gracia de Triana y Pastora Quintero.
Ese mismo año, presentará el espectáculo “Manojo de estrellas” en el Teatro Maravillas junto a Gracia de Triana, Tomás de Antequera, Pepe Blanco, Gloria Romero y el ballet Albéniz con el que se despide definitivamente del público, retirándose de los escenarios para dedicarse a su vida personal.

Nosotros queremos homenajear a esta gran artista con cuatro de las mejores creaciones de su repertorio. Por un lado, el pasodoble “La infanta castiza” y la zambra “La otra y yo” ambas escritas por el Maestro José María Gil Serrano y registradas en 1952 para la Casa Columbia. Por otro, les ofrecemos la canción / pasodoble titulada “Cristal del alba” ambientada en la historia de la sevillana del barrio de Santa Cruz Manuela Cortés Romero, obra de Basilio García Cabello y Ricardo Freire (grabada en discos Columbia, 1951) y el pasodoble anteriormente citado “La copla de la Lola”, éste último registrado para la Compañía del Gramófono Odeón. 

Pueden escribirnos a nuestro habitual correo electrónico: coplaenvinilo@hotmail.com


CARA A:
01.- La Infanta castiza
02.- La otra y yo

CARA B:
01.- Cristal del alba
02.- La copla de la Lola

3 comentarios:

Diego Rosas Bautista dijo...

Saludos cordiales a la persona que hace posible esta página,yo personalmente quisiera pedir que suban los discos de Dolores Abril en Belter,Sería muy atento de vuestra parte, Saludos.

Anónimo dijo...

Pastora Quintero, muy guapa, aunque cantando era una más. Bueno, así ha habido muchas. Eso no le quita mérito. Era una época difícil para que todas pudieran tener un hueco. Gracias por recordárnosla, prácticamente no se sabe de ella nada. Un saludo.

Álvaro Beltrán Benjumea Cobano dijo...

He estado escuchando atentamente a Pastora Quintero aunque lo que más me sorprende y me gusta es la entrada que acompaña a estas canciones. Creo que por primera vez se elabora con tanta exactitud una biografía de alguien tan desconocido en el mundo de la copla —pero de la que todos sabemos por sus canciones y por su relación amorosa con otra afamada cantante—.

Las canciones que nos trae muy en la línea popular de la época: lenguaje y música al servicio de sus cantantes y de los gustos del público. Agradable escucharlas aunque no sea de mi agrado esta cantante.

Un infinito gracias y un abrazo grande.
Álvaro B.