jueves, 8 de junio de 2017

ROSAMIL.- COLUMBIA - 80.898 (1965)

Rosamil; flor de Talavera.

Rosa María Rocha, más conocida en el mundo artístico como Rosamil, nació en Talavera de la Reina (Toledo) y desde muy niña empezó a recibir clases de música y canto. Sus padres tenían una panadería en la Calle del Baño, lugar en el que, además, residían. Con tan sólo nueve años se presentó al I Festival de la Canción del Tajo celebrado en el Teatro Palenque y presentado por Helio Casarrubio en 1961 donde obtuvo tres premios en las modalidades de interpretación, canción moderna y canción española. Interpretó las coplas "Torre de arena" y "Bajo un limón limonero", ambas de Marifé de Triana. A raíz de esto, viajó hasta a Madrid donde fue recibida por el maestro Gordillo, con el que se inició profesionalmente en el mundo de la copla.

Hito importante en su trayectoria fue su participación en el programa de Televisión Española Salto a la fama en 1964, donde logró alzarse con el Premio de la Interpretación. Gracias a ello, firma un contrato en exclusiva con la discográfica Columbia llegando a grabar su primer disco en 1965 (precisamente, este que presentamos en nuestro blog en el que contaba con catorce años). De igual manera, consiguió otros dos premios en el IV Festival de las Palmas de Gran Canaria. Así, publica también en 1965 otros dos EPs: el primero de ellos con coplas como "Fiesta en Punta Umbría", "Camino adelante", "Dime que me quieres" y "Compañerita" y el otro con los títulos "Y sin culpa", "Deseo", "Paseo del Prado" y "Despedida en azul" (editado por Iberia). Desde ese momento, su producción discográfica es prolija y tan sólo en 1966 lanza al mercado cuatro discos más. De ellos destacan las coplas "Zapaterito fullero", "Una copla y una flor", "Por mi calle", "Flor de Talavera", "Campanita del jardín" o "La que se llama Dolores" y el tango "Silbando melodías" o la cumbia "Bobito, bobo". Asimismo, intercala estas grabaciones con su participación en programas televisivos como Musical catorce cero cinco de TVE.

El 11 de diciembre de 1966 participó en el festival España canta en paz celebrado en el Palacio de los Deportes de Madrid y organizado por la Radio y Prensa del Movimiento. Contó con la participación de una importante orquesta dirigida por Rafael Ibarbia y numerosos artistas de prestigio como Carmen Morell, Imperio de Triana, Rosita Ferrer, Manolo Escobar, Víctor Manuel o Conchita Bautista. Otra fecha importante dentro de su trayectoria fue abril de 1967 cuando Rosamil forma parte del elenco de artistas del espectáculo ¡Llegan los ídolos! encabezado por Gracia Montes y Antonio Molina que supuso un rotundo éxito en el Circo Price de Madrid. Ese mismo año publica otros tres discos más con títulos como "¡Pero era un hombre casao!", "En la plaza de Santa Ana", "Esperanza y Macarena", "Rosario la de Baeza", "¡Qué bonitas son las flores!" o la guaracha "Motomoka". 

Desde ese momento, su actividad profesional es todo un misterio. Su nombre desaparece dejando como único testigo el recuerdo de su voz. Hoy les traemos hasta el blog su primera grabación en disco que contiene los tientos "Corazón alerta" (que había grabado Julita Díaz en 1962), la bossanova "Que no puedo", las bulerías "Tuvo la culpa el agua" (grabada por Conchita Bautista en 1962) y el pasodoble "Vete con el cuento" (estrenada por Rafael Farina), todas ellas con letra de Ignacio Román y música de Gordillo, bajo la batuta de Nicasio Tejada. Este disco ha sido cedido amablemente por Emilio Oliva a quien le agradecemos su disposición. 

CARA A:
01.- Corazón alerta
02.- Que no puedo

CARA B:
01.- Tuvo la culpa el agua
02.- Vete con el cuento

4 comentarios:

Del tacón a la peina dijo...

Una entrada magnífica con una información muy prolija sobre Rosamil, "la flor de Talavera". Lo cierto es que cantaba muy bonito, con una voz muy cristalina y amplios registros. Quizá el declive de la Copla en los años que comenzó su carrera fuese el detonante de su desaparición artística. Desde aquí, si alguien sabe algo de ella por favor que no los diga a los lectores del blog. Le tengo una gran admiración.

El disco que nos presentas es muy hermoso. CORAZÓN ALERTA es una joya en su voz, nada que ver con la estridencia de Julita Díaz; TUVO LA CULPA EL AGUA es muy simpática también; y, por supuesto, VETE CON EL CUENTO es otra preciosidad. Solo el inicio de palillos y la orquesta tan bien dirigida ya merecen la escucha, si bien cuando canta Rosamil el deleite es doble.

Creo que esta mujer, en líneas generales, mejoró ostensiblemente la mayoría de versiones que hizo de coplas de otros intérpretes. En PERO ERA UN HOMBRE CASAO desbanca a Marifé, COMPAÑERA de Lola Sevilla suena mucho mejor en su voz o DE PROPINA... EL CORAZÓN de El Príncipe Gitano. Sin haber llegado al pedestal de las grandes o, mejor dicho, conocidas... Es indiscutible que valía musical y gusto a la hora de interpretar no le faltaban. Un olé por esta talaverana y ojalá alguien nos dé algún tipo de noticia de su paradero. Una entrada muy merecida.

Maruja Tacón dijo...

Bueno, por fin algo interesante después de unos días de muchas perrillas. Y, mira, para chuchos ya tengo los de la Sole del quinto. La misma Sole es una chucha humana. Volviendo al cante, me ha gustado mucho el disco y he descubierto a esta gran Aguamil, que canta divino. Como habéis hablado de la panadería... Digo yo que qué habrá sido de ese programa de volantes y abalorios de Canal SurSana, ¿qué pasó con aquellas copleras de batas almidonás? No sé si estarán haciendo galas o bollos... Porque en tocante a gastronomía... Canal Zur no tiene igual. No farta ni un perejil. Que si carne, que si marisco, que si bollería fina... ¡Y viva la diversidá, Marilú! Un beso que hacéis una página preciosa.

Anónimo dijo...

Un amigo de Talavera, su pueblo, siempre me decía que la recuerda vendiendo bollos en el despacho de pan que tenían sus padres. ¿Es cierto?

Álvaro Beltrán Benjumea Cobano dijo...

Una singular y clásica intérprete, alejada, como comentan por aquí, de los cánones ya superados de la copla más clásica y canónica, que era la que ella cultivó. Sin embargo, sus grabaciones dan muestra de su sensibilidad y buen gusto cantando, aun siendo tan joven, cosa que es meritoria. Precisa interpretación de "Corazón alerta" que, además, me parece una copla con mucha categoría ("El rosal que se va marchitando se puede perder...") y clasicismo. Y alegre y simpáticas las bulerías "Tuvo la culpa el agua" que también entonaba con mucho donaire la Bautista. "Vete con el cuento" muy salerosa y garbosa.

En definitiva, un buen disco. La portada deja mucho que desear, desde luego. Se nota la juventud en su rostro. Aún así, agradezco profundamente a los autores este bonito homenaje con tantos datos de una absoluta desconocida en la copla.
Quede nuestro recuerdo a Rosamil. Nos encantaría saber qué fue de ella...

Un abrazo caluroso.